¿Qué es Hosting y Dominio?

El hosting y el dominio son dos conceptos fundamentales para toda persona que crea y maneja sitios web.  Y en particular, si estás por construir ahora mismo un site para tu negocio, tu emprendimiento, tu proyecto, tu tienda de e-commerce o comercio electrónico.

El hosting es el almacenamiento o lugar de guardado de cada una de las partes que forman el sitio web.

Por otro lado, el dominio es el nombre del website. Con él acceden las personas a ese sitio.

El hosting: ¿Qué es?

El hosting –también llamado web hosting o alojamiento web– es el ámbito donde están reunidos cada uno de los archivos y contenidos que componen un sitio web.

Si se comparara a un website con una casa, los archivos y contenidos serían algo así como las personas que viven en esa propiedad, que es alquilada.

Todo sitio web precisa un hosting para ser visible en Internet.

Cuando alguien escribe un dominio en un navegador como Google, por caso, el dominio se traduce a la dirección IP de la empresa de hosting.

En esa empresa está almacenado el sitio en un servidor, que es una supercomputadora.

En ese servidor se encuentran los archivos del sitio web y que se envían a los navegadores –Google, Yahoo­ y otros– que utilizan los usuarios justo en el momento en que acceden.

Las empresas de hosting o alojamiento web son las especialistas en almacenar sitios y registrar dominios.

Para ello, ofrecen distintas clases de hosting y planes a sus clientes.

Esos clientes pueden ser los emprendedores que están ideando su propio website, los diseñadores digitales que crean sites para otros, los desarrolladores y programadores, las agencias digitales y de publicidad tradicional, y otros.

El dominio: ¿Qué es?

El dominio o nombre de dominio es el conjunto de palabras que una persona necesita escribir en el navegador para llegar a determinado sitio. Por ejemplo, www.costacruceros.com.

Dicho de otro modo: si el sitio fuera una casa, el dominio es la dirección postal. Por caso, Avenida del Libertador 12345678, Buenos Aires, Argentina. Y el hosting, la casa.

Es sabido que Internet constituye una red inmensa de servidores, computadoras y otros dispositivos conectados a través de una cantidad enorme de redes inalámbricas y cables.

Para identificar cada dispositivo con facilidad, se le asigna a cada uno una serie de números. A esa serie se la llama “dirección IP” –por Internet Protocol o Protocolo de Internet–.

Esa dirección IP está formada por una combinación de números y letras separados por puntos o dobles puntos. Por ejemplo: 2024:AXN8::1995:59AB.

Lógicamente, a un ser humano le costaría mucho recordar esa combinación. En cambio, para las computadoras, servidores y demás aparatos, no es complicado identificar y guardar una dirección IP.

El objetivo de un dominio: darle un nombre simple a un sitio web.

Entonces, a fin de que las personas puedan retener en su cerebro una dirección se creó el dominio. El objetivo: darle un nombre simple a un sitio web.

De hecho, los números son abstractos y difíciles de recordar. Pero una palabra como www.unicef.org.ar es mucho más memorable.

Hay que destacar que cada sitio web no tiene una dirección IP.

En un mismo servidor o dirección IP es factible almacenar un número de sitios web igual a la capacidad que ese servidor posea. Y esa capacidad suele ser pequeña, mediana o grande.

Recuerda, puedes conocer los datos del propietario del dominio que deseas registrar en WHOIS, una gran base de datos de carácter público y disponible en la web.

La extensión de dominio

¿Cómo se conectan el dominio y el hosting? Cuando se contrata un servicio de hosting, se está reservando en el servidor el proveedor allí una parte de espacio para almacenar un sitio web.

El dominio, como queda dicho, es solo el nombre.

Y ese dominio tiene siempre una extensión que es la suma de las letras que aparecen al final. Por ejemplo: punto com o “.com”. Esta extensión de dominio es una de las más habituales, pero existen otras que es posible elegir según la actividad con la que está relacionada el website.

La relación entre ambos términos.

El hosting y el dominio son dos servicios separados e independientes. A la vez, son interdependientes. Uno tiene que ver con el otro y ambos son imprescindibles para hacer visible un sitio web.

Un website precisa imperiosamente de un dominio y de un servicio de hosting. Por ese motivo, muchas empresas que brindan hosting ofrecen registrar el dominio cuando se contrata el hosting.

Nota: todas las marcas mencionadas son propiedad de sus respectivas compañías. Se las cita aquí solo con fines ilustrativos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *