Creá un Newsletter paso a paso

Actualmente, el email marketing se encuentra entre las herramientas más recomendadas a la hora de fidelizar clientes e impulsar las ventas de un negocio. Uno de sus formatos más populares es el newsletter, a través del cual es posible compartir y difundir información valiosa por correo electrónico.
En este artículo te contamos qué es un newsletter y de qué forma hacerlos para que sean más atractivos y efectivos.

El newsletter: un formato valioso del email marketing 

El email marketing, que es una técnica mediante la cual las marcas contactan a sus clientes mediante el correo electrónico, posee un formato sumamente útil y eficaz: el newsletter. 

También llamado boletín informativo, un newsletter es una publicación digital difundida por correo electrónico. En general se envía semanal, quincenal o mensualmente, de acuerdo a la frecuencia deseada por la marca emisora.

Este formato cuenta con la posibilidad de incluir numerosos tipos de recursos, los cuales permiten brindar contenido de gran valor a los usuarios que lo reciben. Algunos de ellos son: 

  • Artículos
  • Infografías
  • Comunicados y anuncios
  • Enlaces –a un blog, a redes sociales o a cualquier canal que sea necesario–
  • Invitaciones
  • Promociones y ofertas 

Pasos a seguir para crear un newsletter

A la hora de hacer un newsletter, es fundamental, antes que nada, establecer los objetivos de la marca. Para hacerlo, es muy útil pensar qué se busca lograr con el newsletter, para qué se enviará o cada cuánto. 

Además, es muy importante que el boletín informativo posea un llamado a la acción para que quede claro qué deben hacer los clientes luego de abrirlo. 

Por ejemplo, si se busca que vayan a una nota específica de un blog, es aconsejable que en el newsletter se incluya un resumen de ella y el enlace correspondiente para leerla completa. Por otro lado, si se desea que los usuarios se anoten a un webinar, lo mejor es que en el newsletter se anuncie dicha conferencia –comunicando las temáticas y los oradores– y se incluya un botón de inscripción. 

Otro paso sustancial al momento de producir un newsletter es identificar y determinar al buyer persona: es necesario asegurar que el newsletter responda a sus intereses y necesidades. De lo contrario, no les atraerá y no lo leerán.

A continuación, se debe planear el tipo de contenido que se enviará. Un consejo es hacerlo teniendo en cuenta las promociones, campañas y colaboraciones que pueden llegar a tener lugar, de manera que se incluyan también en el newsletter. 

Luego de definir y planificar el contenido, es momento de diseñar el documento. Lo ideal es hacerlo con plantillas prediseñadas prácticas y fáciles de editar para adaptarlas a la identidad de la marca.

Como última instancia, es esencial contar con técnicas de copywriting para garantizar que el asunto y el contenido del boletín informativo sean atractivos y de valor para lo usuarios. 

Algunos consejos para el momento de incluir elementos visuales en un newsletter

Utilizar aquellos que aporten valor

Es importante que los elementos visuales que se incluyan sean relevantes y coherentes con el contenido y que brinden valor al público objetivo. 
Se desalienta el uso de fotos de stock puesto que los usuarios no suelen identificarse con ellas. En caso de que sea inevitable usarlas, deben elegirse las más auténticas con la marca y la temática del newsletter.
Contrariamente, sí se aconseja contratar un fotógrafo para producir fotos que se alineen a la perfección con la marca.
Por otro lado, si el newsletter debe incluir datos, se recomienda colocar visuales –por ejemplo, gráficos de línea o de torta– para dinamizar la lectura. Existen numerosas herramientas con las que estos elementos pueden producirse.

Diferenciar los tipos

Conocer los distintos formatos de recursos visuales disponibles es fundamental gracias a que permite elegir los más apropiados y, por lo tanto, garantizar mejores resultados en la campaña de email marketing.
Los tipos de elementos visuales disponibles para los newsletter son:

  • Imágenes de stock o de banco: pueden usarse, pero debe evitarse abusar de ellas y emplear las más usadas. 
  • Ilustraciones: se trata de elementos muy vistosos, por lo que impulsan el impacto del newsletter.
  • GIFs: son elementos agradables y entretenidos que despiertan simpatía en los usuarios. Igualmente, también se los considera informales, por lo que excederse de ellos puede afectar el tono del boletín informativo.
  • Videos e imágenes reales del negocio: permiten que los usuarios conozcan a la organización y se familiaricen con ella, además de dar un tono más cercano y personal al documento. 
  • Infografías y gráficos: son muy útiles para compartir datos e información relevante de manera ágil, dinámica y entretenida. A modo de ejemplo, a continuación se muestra una infografía de los objetivos de un módulo de micro aprendizaje. 

Incluir contenido generado por los usuarios

Este tipo de contenido es cada vez más usado por las marcas porque les permite fidelizar el vínculo con los clientes y aumentar su engagement. Sin embargo, es necesario ser cauteloso y seleccionar criteriosamente los contenidos a compartir, pues no todo lo que envían los clientes vale la pena ser publicado. 
Para producirlo, se recomienda incentivar a los usuarios a participar en concursos y propuestas en redes sociales. A modo de ejemplo, el día del padre es una excelente oportunidad para invitarlos a a subir contenidos con sus padres y enviarlos por correo con alguna experiencia o historia memorable. 
Una vez que se logra reunir suficientes historias, lo ideal que los clientes voten sus favoritas y que se compartan en el newsletter las más votadas.

Mantener un balance entre imágenes y texto

Si bien los elementos visuales son un factor clave para hacer que un newsletter sea más agradable para la vista, no deben ser el eje del boletín informativo. Es por eso que es esencial garantizar un equilibrio entre la cantidad de texto y la de imágenes: se aconseja mantener un 80% de texto y un 20% de imágenes. 
Asimismo, debe tenerse en cuenta que las imágenes tienen un mayor peso que el texto. En consecuencia, los newsletters con más imágenes cargan más lento o no se muestran de manera automática. 
Igualmente, si el documento debe ser una única imagen, se puede agregar texto debajo de ella –un botón, un enlace o datos de la marca, entre otros– para equilibrarlo. 

Considerar el tamaño de las imágenes

Tener en cuenta cuánto pesa una imagen es muy importante puesto que el peso determina la velocidad de carga del mail contenedor del newsletter. 
Como en el punto anterior, es necesario encontrar un balance aquí también. Mientras que una imagen muy pequeña puede comprometer su calidad, una muy grande puede enlentecer la carga del correo. Además, comprimir mucho una imagen de alta resolución puede que la distorsione o pixele, lo cual hará que los receptores del newsletter se hagan una mala impresión y no lo abran. 
Lo mejor es utilizar imágenes cuyo peso no exceda los 1MB, pero que cuenten con una resolución de 72dpi –como mínimo–. Esto hará que se vean bien en cualquier dispositivo y que no tarden demasiado en cargar. 


Elizabeth De Bonis

Elizabeth is a journalist/creative copywriter. For him, writing is about satisfying curiosity, and tech blogs are the best place to meet curious people. He’s also a self-proclaimed info junkie, amateur guitar player, and lover of all things internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba